HORRIBLE PUBLICIDAD HORRIPILANTE

HORRIBLE PUBLICIDAD HORRIPILANTE

Claudio Acevedo

Querido follower:

Uno de los sucesos que más celebré durante mi larga estancia en Londres, fue la entrada de Inglaterra en la Comunidad Europea. Una cosa es ser isleño y otra diferente, aislarte del mundo. Dura batalla en la que salió por el lado de los oponentes (hoy cobrando venganza), lo peor; no el cobre sino la inmundicia patriotera (como profetizando a Donald Trump, si es que éste no cambia, ya como presidente del Imperio, su aislacionista discurso).

Los compañeros y compañeras (como diría V. Fox) de la industria sin chimeneas pero con subido color del Porno, en postura unánime del Yes a la incorporación, la festejamos en legendaria farra. Desnudos, desnuditos como Jehová nos lanzara al mundo, pero haciendo propaganda al referido Yes. ¿Cómo? Pues tatuándonos el emblema de la Comunidad Europea, ya sabe usted, el círculo con tantas estrellas como países integrantes, en todas las partes del cuerpo salvo salva sea la parte. Ya de nuevo instalado en México, seguí con pesadumbre el maldito Brexit.

De haber seguido en Londres, me hubiera largado a España (que, por cierto, se las verá negras con el millón de ciudadanos del Reino Unido que residen en tierras baturras, y los más de cien mil españoles que lo hacen en el Reino Unido).

¿A qué viene el tema?

Usted sabe que año con año se realiza en Francia el Festival Internacional de Creatividad Cannes Lions. Creatividad publicitaria y demás. Lo que a lo mejor ignora es que a dicho festival lo representa, en México, el periódico Reforma.

Sabedor de lo que las agencias de publicidad mexicanas pueden hacer, no me sorprendió que se llevaran en la justa última, 13 Cannes Lions. 3 de oro, 5 de plata y 5 de bronce.

Por eso mismo me sigue alarmando la inopia contumaz que nos asesta la propaganda oficial, llueve o truene, nos calcine el sol o nos aturda López Obrador, ese Voltaire tropical.

O no se ha percatado usted de que ese Club de Vagos que es el Senado de la República, se anuncia como autor intelectual de la presencia mexicana en el comercio mundial, global. Máxime que todo el mundo (salvo el Reino Unido) ¡tiene los ojos puestos en México! Lo primero que hace al despertar el obrero francés, el burócrata alemán, el político italiano, el informático checo o el informático eslovaco, el ferroviario de la estepa rusa, ¡es mirar a nuestro país! ¡Sopas!

¿Y no propaga la Secretaría de Comunicaciones y Transportes que sus servicios aeroportuarios, verdadero Vía Crucis, son de calidad mundial? ¡Resopas! Eso sí es joder al Respetable Auditorio.

Para cambiar de humor, le comparto el domicilio de la islandesa Arna Ýr Jónsdóttir que, inmerecidamente, anda apenas en 44 mil 900 seguidores.

 

13525387_296963657308740_750404362_nFoto: Tomada de Instagram: Tomadas de https://www.instagram.com/arnayr/?hl=en

Deja un comentario