SUICIDIO, SUICIDAS

 

1
 El suicida de Édouard Manet

 

AGENDA URBANA/ SUICIDIO, SUICIDAS

Fernando Curiel

“Jamás miente la boca de una pistola”. Esto hice decir, hace lustros, a un armero de profesión, a quién apellidé Casasús, y dado a disparar además de proyectiles aforismos. Digo ahora que un suicida (o una suicida, para no faltar al Código Carreño de la Equidad de Género), tampoco miente jamás. Lo que dice lo prueba con el argumento, irrefutable, de su propia vida.

¿Innato o adquirido, este don de la verdad? Edward Said, de todos mis respetos, distingue entre “filiación” y “afiliación”. Filiación: aquello con lo que nacemos, virtudes y defectos. Afiliación: aquello que adquirimos, saberes y mañas. Digo que el suicidio es una filiación que la afiliación confirma.

2
 Suicidio auto justificado de Patricia Jensen

¿Influye, en este rapto de veracidad incuestionable —puesto que no admite réplica—, el éxito o la desgracia, la fama o la oscuridad, ser Shakira o Juan de los Palotes? Me temo que, en esencia, no; que, en el primer caso, únicamente sacia el rencor secreto de los Fans: que su ídolo se derrumbe.

El siglo pasado fue el escritor Hemingway (ay que releerlo), en plena celebridad, ya Nobel (cuando el premio todavía no olía mal), macho internacional, cazador en África, aventurero, Cuba su traspatio marítimo. Y no obstante apuntó (y disparó) la escopeta con él como diana.

Los últimos días fueron, en Nueva York (¡Park Avenue, lo máximo!), Kate Spade, cenicienta millonaria, diseñadora primero de bolsas y después de todo lo imaginable, pionera en la introducción de las “Marcas” en los sueños de clase media para abajo, empresaria en los cuernos de la luna. Y, en un hotel ***** de la Alsacia francesa, mientras filmaba la serie París unknown, Anthony Bourdain, estrella en la industria que fusionaba (mot just) al “chef” (vulgo cocinero) con el escritor, al reportero culinario con Indiana Jones, a la cocina y con la etnografía. Ella, 55 años; él 61. Kate ignoro cómo; Anthony se ahorcó.

3
Hombre viejo en duelo de Van Gogh

¿Inhibe, preocupa, antes de hacer trizas en el espejo (hablo en sentido figurado), la propia imagen, ser figura pública? No. El paso final iguala a quien todo lo tiene (aunque, la neta, nuca es suficiente) y a quien nada tiene (y falta lo peor), nada salvo su anonimato desgraciado, pobre de solemnidad. Por igual, ambos. FUEGO SOY APAGADO Y ESPADA PUESTA LEJOS.

¿Andan en juego el alcohol, las drogas naturales o de diseño, la depresión lodo mental, las enfermedades terminales? Lo más seguro. Aunque no al extremo de jalar el gatillo, vaciar el frasco de barbitúricos, cortar las venas, atar la soga al cuello. Medios, no fin.

4
Suicidio del alma de Luis Duro

No huelga aclarar que hablo del suicidio individual, que atañe al misterio del libre albedrio, fuero interno. No del suicidio de masas o colectivo, asunto de las Ciencias Sociales.

 

Deja un comentario