HORRIBLE PUBLICIDAD HORRIPILANTE

1

 

HORRIBLE PUBLICIDAD HORRIPILANTE

Claudio Acevedo

Propincuo follower:

Además de a la cacería electrónica de Pin-ups, estilo de femineidad a medio camino entre la inocencia y la malicia, que oteo se podrá de nuevo de moda frente al “encueramiento” sin ton ni son de unos y otros…

Además de a la lectura cotidiana de La Jornada y Reforma, agua y aceite (a Proceso dejé de frecuentarlo desde que se esfumó por sí mismo, nunca las segundas partes fueron buenas), lectura de estos dos periódicos que llevo rato difiriendo uno o dos días, en el candoroso deseo de que en México y en el mundo las cosas mejoren (pero no: la propaganda del régimen peñanietista raya ya en la desvergüenza, y “Bóreas” Trump está corriendo su Muro del sur de su país al sur del nuestro)…

Me he impuesto la irresponsabilidad de ver canales de la televisión mexicana. ¡Pa’su mecha! Aunque reconozco un garbanzo de a libra de noche en noche. By example, la proyección de la película El ciego (¿o La ceguera?) de Woody Allen.

Al tal WA lo admiro y lo detesto, al mismo tiempo; pero reconozco la argucia de industrializar, vaya mudar valor de cambio, su expediente psiquiátrico. Neurastenia, paranoia, esquizofrenia, verborrea intelectual, carácter obsesivo y, todo lo acusa así, medio pervertido.

El caso es que, a diferencia del filme La muerte de Stalin, que se prometía delirante y resultó plúmbea, el de Allen me destornilló de risa. Un director en picada, disque artista en vez de mero fabricante de “taquillazos”, la insistencia de su ex mujer, prometida de un todo poderoso productor, le brinda una nueva oportunidad. Pero el primer día del rodaje, por causas psicológicas y no fisiológicas, el director se queda ciego.

Y de esta (mala) suerte, ciego, creando en el set (interiores y exteriores) un verdadero caos, aunque lo auxilian primero el ayudante del camarógrafo (chino, sin hablar gota de inglés) y, despedido el ayudante, su propia ex, realiza la película. Mierda, le parece al productor y al público de prueba, el resultado. Aunque no así a la crítica francesa, que reputa el filme Obra Maestra.

Final feliz: el director recobra a un hijo postergado (todo un caso), y a la ex, y la pareja marcha a París. Donde al director esperan nuevos proyectos, a la ex una nueva vida, y a la pareja la plena felicidad con el Louvre y los bistrós a la mano.

Para concluir, follower, le comparto a Jessica Nazarenus, 1.78 de estatura (altota), medidas de 86-64-89, modelo. Va la dirección:

@jessicanaz

3

Deja un comentario