¡Felices fiestas!

HORRIBLE PUBLICIDAD HORRIPILANTE

Claudio Acevedo

 

Propincuo follower:

No se crea usted que mi regalado ocio es tan ocioso. Con curiosidad sigo los fenómenos más evidentes de estos años de confuso entretejido de la sociedad mexicana a la que he terminado por incorporarme.

Déjeme recordarle que hui a Londres por la causa combinada de la inquina que mi padre, “El Sapo”, hipócrita santurrón, le agarró a la revuelta existencial del 68 (no me refiero al Movimiento Estudiantil, sino a lo que estaba en juego de fondo); y la llegada, cual molino de viento, de Luis Echeverría (un periodista habló de “vendaval”) a la Presidencia.

Pero hasta las orillas del puerto interior británico, llegaban los ecos del Excélsior de Julio Scherer (¡tremendos Cosío Villegas y García Cantú, todo veneno Ibargüengoitia!), su cierre mañoso y la prensa alternativa y de oposición que trajo como fruto (Proceso, unomásuno, La Jornada, etcétera). Toda una generación de periodistas insumisos y de géneros novedosos (atento estaba yo a los frentes culturales y urbanos).

Pues hete que no pocos de tales independientes periodistas han sido atrapados por la recomposición de algunos “mass media” comerciales. Y la verdad se les ve y escucha fuera de lugar, incómodos, sometidos a la lógica del “jingle” y de las “pausas” al servicio de los patrocinadores; para colmo en un ambiente al que ha sido trasladado el combate encarnizado entre “chairos” y “fifís” (con todo y campañas de bots).

Cuando lo que se esperaba dada la excitación de la cosa pública, eran nuevas revistas y periódicos cocidos en su propia salsa. Independiente, resistente.

Si no los ha escuchado, follower, pruebe a hacerlo.

Le cambio el registro. Le comparto, porque me ha dado por turistear en tierras canadienses, a Amanda Elise Lee, deportista hasta la médula, entrenadora, enemiga declarada y exitosa de la celulitis. Dirección:

@amandaeliselee

 

¡Felices fiestas! Nos volvemos a encontrar en enero.

Deja un comentario