Zellweger és Garland

Mi incesante obsesión  por las divas de la época del cine de oro hollywoodense que me convencí a verla. Con toda honestidad, no soy muy fan de la actriz texana René Zellweger y su nulo parecido físico  (según yo) a Judy Garland tampoco me inspiraba mucho, pero por Judy y mi admiración a su trabajo me dejé ir y quedé en completa sorpresa , desde el primer momento la presencia de la gran diva del reino de Oz está más latente que nunca.

Conforme avanzaba la película además de la gran actuación de Zellweger me llamaba la atención la voz que cantaba, ya que no era la de Garland pero se acercaba, pausé la cinta para googlear quién carajos había cantado y la respuesta fue aún más maravillosa, era Rene… Rene Zellweger estudió tan profunda, respetuosa y metódicamente a la diva que logró un performance vocal increíble, genial, ¡estupendo! .

Es sumamente gratificante ver una película biográfica con tal entrega y devoción como las que gozábamos en los 90’s, además del respeto a la decadente historia  de Judy, ya que todos sabemos que vivió y  murió intoxicada por alcohol y pastillas, pero la mayoría de nosotros no habíamos tenido la delicadeza de preguntar por qué o cómo fue que una mujer tan estoica y luminosa pudo caer (como la mayoría de las divas de la época y de actualidad) en dichos vicios fulminantes.
Esta película logra redimir el talento y la sensibilidad de la artista mostrando la verdadera identidad del medio, del negocio y de la esclavitud que se sufre en intercambio por los 5 o 10 minutos de fama y gloria. Judy fue manipulada para lograr un desempeño sobre humano del que jamás se pudo reponer ni emocional ni físicamente y que finalmente tomaría su vida.
Como toda mujer, Judy amó y dio todo por su familia y por un poco de reconocimiento; esta película logra enaltecer la memoria de esta entrañable mujer, víctima de la fama.
Premiadísima sea esta película tanto por la actuación como por el guion, maquillaje y vestuario… Además de haber sido aprobada por Liza Minelli, hija de la diva.
Véala con ternura y admiración.
L.F.

Deja un comentario