HORRIBLE PUBLICIDAD HORRIPILANTE

HORRIBLE PUBLICIDAD HORRIPILANTE

Claudio Acevedo

Propincuo follower:

¿Recuerda usted que con motivo del asunto de don Evo Morales, nos imaginamos al canciller Ebrad jugando, en su oficina, a una especie de videojuego? ¿Lo dejan salir, no lo dejan?  ¿El avión de la Fuerza Aérea Mexicana podrá sobrevolar el espacio aéreo boliviano: sí, no? ¿Y el de los países vecinos, qué onda o qué? Horas video/apasionadas.

Pero que no supimos si al descender Evo la escalerilla, ya en el que fuera hangar presidencial del Benito Juárez, el Canciller, al tiempo que le hacía carantoñas, le dijo: “¡Ave, Evo!”; y si este le contestó: “Vini, vidi, vinci”. Y vaya que le dio vuelo al asilo, digo si lo comparamos con la situación de migrantes hondureños o africanos en nuestras tierras. Desde, aquí hizo “grilla” allá. Y se la pasó a cuerpo de rey.

Y ¡zaz!, de pronto desapareció sin decir agua va, para reaparecer en Buenos Aires (de tan mala memoria para la diplomacia mexicana); sin que faltara el funcionario che que aclara que don Evo estaría mejor allá de lo que había estado acá. ¡Achis, achis! ¿Pues qué, le habilitarán un ala de la Casa Rosada?

Pero ahí no acabó el videojuego.

La Embajada mexicana en la Paz fue acosada, vigilada, “dronada” (por los drones a los que nada escapa). Se expulsó a la Embajadora. Y en un capítulo que ganó en tensión, parece que, involucrándose a España, se trató de trasladar encajuelados a un grupo de asilados.

¿Declararemos la guerra a Bolivia o, de perdis, romperemos relaciones? No. No. Abrazos en vez de balazos.

Y el videojuego que tiene tan entretenido a Ebrad, continuará.

Mientras tanto, follower, le comparto gozoso, y para atemperar las malas noticias australianas, a Asileigh Lawrence, oriunda de aquellos lares tomados por el fuego, que lo mismo instruye fitness que levanta pesas. Dirección:

@ashi_9

 

 

Deja un comentario