HORRIBLE PUBLICIDAD HORRIPILANTE

HORRIBLE PUBLICIDAD HORRIPILANTE

Claudio Acevedo

A mi viejo amigo Antonio Orozco

 

Propincuo follower:

El Brexit, que se salió con la suya, es un Muro ominoso. Yo, cuando huí de México, no hubiera podido franquearlo; y mi vida en París, en Madrid, en Barcelona, quizá en Berlín, hubiera sido otra de la que fue.

Al igual que mi colega de blog PUÑO ELECTRÓNICO, FC, digo y redigo: “Londres, mi Londres” (o algo por el estilo). Vida isleña pero abierta a Europa (otra, también, la de entonces) de par en par. Pubs; evocaciones de Byron y Wilde y la muchachada de Bloomsbury; ocio en Trafalgar Squire, excursiones al barrio de Chelsea; inmejorables galerías de pintura, las vetas abiertas de Penguin y su revolución del libro de bolsillo.

Lo que quiero es comentarle que me sorprendió, y no, la fisura al interior de la Monarquía. Los Duques de Sussex, no obstante aquel “bodorrón” que seguimos alelados en transmisión directa, Henry y la Megan, ponen pies en polvorosa (¿Estados Unidos?, ¿Canadá?). ¡Y se pondrán a trabajar!

La férrea Reina Isabel, digna heredera de la Reina Victoria, ambas de mi más rendida admiración, se encoleriza; omite incluir la fotografía del par de jóvenes (aunque a mí me suena la Megan como principal autora intelectual del desaguisado) de la galería de fotos familiares que suelen ornar su Mensaje Navideño.

¿Cómo sorprenderse, digo yo, de  que el Museo de Madame Tussauds, la Historia en versión maniquí de cera, haya retirado, hecho la mocha, las figuras de los Duques de Sussex?

Seguiré informando, pero ¡God save England de lo que vendrá, el aislamiento, el ascenso a trono del medio botarate Carlos, y así por el estilo!

Cambio de registro, follower, pero no de país, y le comparto a la inglesita Bethany Moore, modelo y empresaria. Dirección:

@bethanymoore

 

  1. D. La Reina Isabel II (¿cómo no admirarla?), le ha quitado filo a la defección real. Apoya el anhelo de independencia de la Megan y de Enrique, si bien lo condiciona a una solución de fondo que en breve se dará a a la luz. Se antoja conocer qué charlaron abuela, hijo Carlos, y los hermanos que parecen llevarse como Caín y Abel.

 

 

 

Deja un comentario