La rifa del avión presidencial

HORRIBLE PUBLICIDAD HORRIPILANTE

Claudio Acevedo

 

Propincuo follower:

¿Qué le cuento? La conducción de los asuntos públicos, tiene a parte de la ciudadanía hecha bolas. Para unos la manía electorera se agudiza. Para otros, campea la improvisación ocurrente.

A mí, algunos momentos, me recuerda el humor feroz, aquí involuntario, de la televisión (la “telly”) inglesa de mis tiempos, sin Brexit.

Está la rifa del avión presidencial. Que, humorísticamente, va en serio.

¿Qué hará, si aún no está pagado, el afortunado ganador? ¿Lo estacionará en su garaje, dispuesto a encarar la demanda legal del verdadero dueño, organizando un espacio para las piezas del mantenimiento?

¿Y si se lo lleva el único que, en plan de queje petrolero, lo disfrutó? Hablo claro, de Enrique Peña Nieto, quien, lo damos por supuesto, tiene lana de sobra para comprar varios “cachitos” de la Lotería Nacional.

Podría pasear a la novia, incluso aprender a pilotearlo. ¡Qué escena más romántica! Y menos peligrosa que mesas de boda, de las que los invitados van al bote.

Despolitizo, follower. Y le comparto, para seguir con Inglaterra, a la londinense Layla Anna-Lee, nacida en 1983, y conductora de teve. Digo que se le nota el ingrediente brasileño de su origen.

Dirección:

@laylaannalee

 

 

Deja un comentario