HORRIBLE PUBLICIDAD HORRIPILANTE

HORRIBLE PUBLICIDAD HORRIPILANTE

Claudio Acevedo

 

Propincuo follower:

Los Museos han dejado de ser lo que fueron (las Galerías son más descarnadas en sus intereses mercantiles-estéticos). De templos silentes de pinturas nacionales de valor universal, han pasado a configurar cotos de grupos de burocracia, intereses comunes con el mercado, modas dictadas por coleccionistas y “curadores” (con los arquitectos, las nuevas “estrellas”), dogmatismo, “tiendismo”. Y procuran para curarse en salud, alianzas académicas.

Palabra clave, consigna: el “mainstream”. Omisión deliberada de figuras y tendencias nacionales (la fotografía propia no vende, pero los rebozos de Pineda Covalin, sí).

El Whitney Museo de Arte Estadounidense, bien vale una visita a Nueva York.

Pues contra lo que se estila, el Whitney abre sus puertas al Muralismo Mexicano, esa genial ocurrencia propagandística del Vasconcelos educador y agente de la Revolución, y lo coteja, en términos de constatable influencia con el arte público norteamericano, entre 1925 y 1945. Sesenta artistas estadounidenses, cuarenta mexicanos. Rivera y Jackson Pollock, Orozco y su huella gringa. No olvidar los años de miseria de la Gran Depresión en el país vecino.

La exposición no se anda con medias tintas; llámase Vida americana: los muralistas mexicanos rehacen el arte estadounidense, 1925-1945.

El “Prometeo” de Orozco en el Pomona College de California. “América tropical” de Siqueiros, iniciado, mudado y restituido en Los Ángeles. Y el gran escándalo de “El hombre controlador del universo”, de Rivera, removido del Rockefeller Center.

¿Equivalente de la muestra neo post zapatista, de chile y de manteca, en nuestro Bellas Artes? ¡Ni maíz! ¡Me temo que no!

Mientras tanto el fiasco hotelero, plástico, restaurantero del World Trade Center con todo y Polyforum, inaugurado en pleno alucine por el “Preciso” Echeverría y el pintor, busca sacarle cuando menos jugo inmobiliario a los terrenos mostrencos.

Y usted, follower, ya sabe (adicción contraída en Londres) que la pintura me chifla. Una exposición sin catálogo es para mí un maravilloso concierto sin “ancore”. Se me hace que hago mi maleta para Manhattan.

Mientras tanto, me permito compartirle una figura botticelliana. Digo yo. Pauline Varona. Influencer, modelo, futura abogada, norteamericana.

@angievarona

@angievarona

Deja un comentario