Vivarium… Profética.

Una pareja joven, común y corriente busca sin mucha prisa un nuevo domicilio para compartir y continuar su amor., todo marcha bien hasta toparse con un extraño señor “engelado” que les quiere vender ó rentar su nuevo nido de amor, casi casi obligandondolos el impecable corredor de bienes raíces consigue llevarlos a ver dicha propiedad y una vez ahí, don raro desaparece.

Cunde el pánico y más aún cuando la pareja se percata de que han sido encerrados en contra de su voluntad dentro de la casita (que no querían ni ver ni alquilar), así tal cual…

En cuarentena.

Sin embargo creo que esta sería la peor película para llamar profética aunque así sea, seguimos encerrados sin saber realmente por qué , ni quien está detrás de todo esto, tal como nuestros inocentes personajes.

Roles estereotípicos del hombre y mujer no pueden faltar en esta hueca y aburrida película, sumando la presencia de un bebé que aparece en la propiedad misteriosamente y de quien deben cuidar para supuestamente terminar el encierro., cosa que asumen sin poseer la certeza de algún día recuperar su libertad.

La película es incómoda, pretensiosa y vanal. Una total pérdida diría yo, ni voy a perder mi tiempo en investigar pero muy probablemente se trata de un proyecto solventado por la elite mediocre de hijos del cine ó algo así, la verdad si alguien estudio o se esforzó un poco para hacer esta película ó al menos lo cree así, sugeriría que consideren seriamente la política, otro arte en el que no hace falta ningún tipo de auto crítica ni vergüenza.

Mala.

Malísima

Vivarium.

L. F.

Deja un comentario