Contradicción entre un Semáforo nacional en rojo encendido  y la gira de AMLO por un sureste

HORRIBLE PUBLICIDAD HORRIPILANTE

Claudio Acevedo

 

Propincuo follower

Le confieso que a“Moroleón”, mi perro, a Viky, mi biciclelta, y al que suscribe, nos trae locos la contradicción entre un Semáforo nacional en rojo encendido,  y la jira de AMLO por un sureste abandonado, no lo dudo, de la mano de Dios.

A “Moroleón”, porque ya lo hartaron los paseos de cabotaje de quince minutos y sueña con parques infinitos;  a Viky, por estirar las ruedas y sumarse a la revolución que se nos viene, bicicletas dueñas de las calles y avenidas, señoreando sobre el transporte privado y público (bueno, es lo que impondrá la moda urbana); y a mí porque ya sueño con la sopa de ajo de El Rioja, restaurante al que bajo de mi pent house en Picacho no pocas veces acudo.

Y así nos pasamos los tres los días. Unos ni fu ni fa, otros insoportables.

¿Y usted, cómo la rifa?

Espero que mejor.

Y volviendo al Sureste, ¡qué de sorpresas! Lluvias torrenciales; el hallazgo, pegado a Guatemala, de un centro maya de 3, 000 mil años de antigüedad, mil cuatrocientos metros de longitud, alturas de hasta quince metros, más con vocación de espacio de convivencia popular que de santuario (piense usted en la Alameda o en Coyoacán); y la novedad, de que la clave no estaba en las sesudas disquisiciones desarrollistas de gobiernos anteriores, sino ¡en un tren!

No nos queda sino esperar a la bonanza económica, la multiplicación de empleos, la cancunización de la península.

Mientras tanto, follower, me complace compartir con usted a Hilde Olsand, imponente a mi juicio, modelo, noruega trasladada a Australia. Dirección:

@hildeee

Así de fácil.

 

 

Deja un comentario