Del buen cine español… (“Obvio”) El Hoyo.

Todos hemos visitado el hoyo, ya sea por decisión propia, por hibernar, por COVID, por una caída en falso ó quizá, contra nuestra propia voluntad. El Hoyo es un lugar inmenso e inesperado donde los personajes son más reales que el espectador, este último en asombro ante su (nuestra) propia naturaleza más oscura y despiadada.

Hay clases, categorías, cajones ó como queramos llamarles, pese a quien le pese…

“El hoyo” no pretende ni vende nada más haya de lo que nuestra propia psique nos permita interiorizar por medio de nuestros instintos más básicos ante la nada., donde todo y todos son corrompibles, adjuntando a un inminente (y común) enemigo, él hambre.

Con actuaciones de primera categoría, una propuesta visual minimalista que recuerda al más fino teatro contemporáneo y un guión tan inteligentemente como macabro. Para algunos repugnante, para otros (como yo), trascendente, y muy., disfruta de esta gran película de humor negro escrita por David Desola y Pedro Rivero, dirigida por Galder Gaztelu, donde se descubre la otra cara de la moneda, la luz en el abismo., si es que la hay… O si no la hay, al menos la esperanza de luz, qué con ella, basta… Sin importar tu clase ó piso en este caso.

Y ya que nosotros también estamos en el hoyo, entre qué fases, ahora colores y después manzanas… Continúa el encierro físico, pero podemos navegar las redes al menos, Netflix (a falta de salas de cine) nos invita a digerir esta película dentro de su no tan mala cartelera (si sabes buscarle).

L. F

Deja un comentario