Humanidades, segundo encomio, segunda defensa

HUMANIDADES

SEGUNDO ENCOMIO, SEGUNDA DEFENSA

Fernando Curiel, Virginia Guedea, Guillermo Hurtado, Humberto Muñoz

  1. La pandemia que nos sitia, mata a ciegas, aprisiona a las ciudades, pulveriza la economía, hace vacilar en sus cimientos a la civilización, asimismo esclarece los alcances de la Ciencia, hasta antes de abril la consentida social e institucional, y de las Humanidades, por décadas menospreciadas y sometidas al canon científico.
  1. Si algo está mostrando la peste, es que la explicación de tan devastador fenómeno natural, aunque con lo suyo de origen social, y el invento del antídoto para contrarrestarlo, corresponden a la Ciencia (objetivos en lo que se ha mostrado remisa); los planteamientos y las respuestas posibles (aquí no importa la exactitud) sobre el sentido cultural, ético, creativo, solidario, redentor, igualitario, democrático en suma, de la existencia sobreviviente, corresponden por derecho propio a las Humanidades.
  1. Con la Literatura, la Filosofía y la Historia, artilugios inventados en la Grecia Clásica, como ejes y reservorios fundamentales; y a los que los tiempos posteriores han adunado el cuerpo decisivo de las Ciencias Sociales, nuevas expresiones simbólicas y las aplicaciones tecnológicas que han robustecido a las Humanidades. Todo esto a contracorriente de un real, de un sostenido aprecio en el imaginario social.
  1. Desde esta perspectiva, a simple anécdotas se reducen los líos del CONACYT por encontrarle lugar y peso específico a las Humanidades dentro de su vaga reestructura; y el divorcio, ya franco, entre el organismo estatal promotor de la investigación, y la comunidad científica dominante. Otra es la escala del problema.
  1. En cambio, no puede constreñirse a mera autosatisfacción y autobombo, la noticia del elevado lugar que las artes y las humanidades ocupan en reciente “ranqueo” del saber universitario, el de la UNAM en concreto. Medición realizada por OS Word University Ranking By Subject 2020, a 504 casas de estudios superiores, que sitúa en rango privilegiado a disciplinas de índole humanista.
  1. Aunque vale la pena un replanteamiento en el orden de factores: las Humanidades, matriz; las artes, las añosas y las de nueva factura, frutos.
  1. Resultados que colocan a la UNAM en el número 100, entre las mejore Universidades del mundo: Lenguas Modernas, posición 19; Artes y Humanidades, posición 26: Antropología, Arte y Diseño, posición 40; Historia y Geografía, posición 42; y Arquitectura, posición 49.
  1. No puede desaprovecharse, en consecuencia, tal es nuestro parecer, la oportunidad de resignificación, auto crítica, innovación, en el cultivo del saber humanista, de su investigación en primer término, dentro del Alma Mater.
  1. En efecto, el rostro de la vida posterior a la pandemia, lo dibujan las Humanidades, en diálogo por fuerza con la Ciencia, sólo que, sobre una base de igualdad, la de conocimientos pares si bien diversos en cuanto a sus abordajes, método, divulgación y medida. Lo que requiere un cambio profundo en sus respectivas prácticas, gestión institucional y reconocimiento por parte de la sociedad.
  1. Y, tan diáfano como lo anterior, se nos imponen los cambios que las Humanidades, fusión de las disciplinas tradicionales como la Filología, la Ética, la Estética los Estudios Literarios, entre otros, y las disciplinas que construyen lo social (el Derecho, la Sociología, la Antropología,  la Economía); en términos de interdisciplina, intersección y transversalidad; requieren afrontar dentro de una realidad inédita, fraguándose, a la que no pueden escapar los formatos computacionales y telemáticos.
  1. Cambios de contenido, de maneras de producción, de gestión y de retroalimentación, tanto al interior de las comunidades de investigación como al exterior: una sociedad ávida de información y sistematización de problemas, los de data antigua y los propios de un presente que ya habita el porvenir.
  1. Juzgamos oportuna la reflexión profunda sobre un horizonte en el que la polisemia de la palabra crisis, abunda, de un parte, en realidades (privadas, públicas, urbanas, de convivencia) rotas, y de otro, abre las compuertas a una era normada por principios de auto estima gregaria, igualdad, justicia, asunción de la diferencia y fruición del pensamiento crítico y las artes todas.
  1. Otro encomio, otra defensa.

México, CDMX, 3 de julio de 2020

Deja un comentario