Las humanidades y la postpandemia

Las humanidades y la postpandemia

Fernando Curiel, Virginia Guedea, Guillermo Hurtado, Humberto Muñoz

 

1. Si el tiempo de la pandemia ha sido de la medicina y las ciencias naturales, el tiempo de la postpandemia tendrá que ser de las humanidades y las ciencias sociales.

 

2. La pandemia abrió una caja de Pandora. Los espectros que salieron de ella son viejos conocidos, pero los habíamos ignorado de manera irresponsable.

 

3. Hemos vuelto a ser conscientes de la fragilidad de la vida humana. Ninguno de nuestros inventos nos ha puesto a salvo de la muerte y de la accidentalidad de la existencia.

 

4. Las desigualdades sociales adquirieron una nueva visibilidad. La pobreza, la enfermedad, la marginación ya no pueden seguir ocultándose bajo el tapete. La pandemia nos ha obligado a prestar atención a esas condiciones que, además de inaceptables en sí mismas, elevan la morbilidad de la infección.

 

5. Las humanidades —entre ellas, la filosofía, la historia y las letras— tendrán que trazar un nuevo camino para nuestra especie. Las ciencias sociales —como la sociología, el derecho y la economía— tendrán que explicarnos cómo corregir los problemas que se han agudizado con la pandemia. Tanto unas como las otras deberán trabajar en equipo y hacerlo también con las demás ciencias.

 

6. Los retos son globales, pero también hay tareas impostergables a nivel nacional. México debe realizar cambios profundos para entrar con pie derecho en la postpandemia. A las humanidades y las ciencias sociales, a quienes les han prometido un rol más prominente, casi siempre se las sigue ignorando. No basta con que el Conacyt incluya una “H” en sus siglas. Es preciso diseñar una genuina política de Estado para las humanidades y las ciencias sociales fundada en nuevos instrumentos, fórmulas y prácticas.

 

7. El caso de la UNAM es revelador. Desde hace varios años, ha fundado su fortaleza en su investigación, docencia y difusión en las humanidades y ciencias sociales. Gracias a ellas, ocupa el lugar que ha alcanzado en los rankings internacionales. No obstante, aunque ha habido tímidos avances en el apoyo a estas disciplinas, todavía falta mucho para que se les impulse y se les aproveche como es debido.

 

8. Es momento de que las humanidades y las ciencias sociales entablen un diálogo entre ellas para afrontar los retos que les impondrá la postpandemia. Este encuentro tendrá que brindar un mapa de ruta para lo que resta del siglo. Las humanidades y las ciencias sociales en México, y en particular en la UNAM, no pueden desatender las tareas a las que están llamadas con urgencia. Los humanistas y los científicos sociales deberán imaginar, diseñar y construir las nuevas narrativas, ideologías, instituciones y estructuras de la postpandemia.

 

9. Hacemos un llamado a las instituciones, asociaciones y demás organismos de las humanidades y las ciencias sociales en México para que, con altura de miras, den aliento a este proyecto de reflexión y acción.

 

Deja un comentario