Próxima… Ni tanto.

Mis expectativas no van muy lejos en este caso pero el placer de ver actuar (y confirmar la existencia de un ser tan especial) a Eva Green, Diosa., siempre, es más que suficiente.

El tema espacial no me emociona mucho pues lo único del tema que ha sido de mi agrado fue la saga Aliens., sin embargo, Eva es Eva y uno debe verla sí ó sí.

Próxima, en resumen, es una película sencilla, escueta en mi opinión aunque vale la pena la presencia de Eva y la actuación de mini Eva, ósea su hija en la película, Zélie Boulant quién interpreta (seriamente) a Stella, hija de la astronauta Sarah interpretada por Green., niña que pone en duda el gran sueño de su madre para reestructurar y profundizar la relación entre ellas.

La familia es algo que el humano tiende a complicar demasiado, usando cajones, etiquetas y límites en cuanto a nuestro afecto, racionando ó racionalizando nuestras relaciones, es un error, pues son parte de la fiera naturaleza que nos trajo aquí en un principio, el amor, el amor incondicional, el amor debe ser prioritario y punto.

No es una total pérdida de tiempo pues resulta interesante y cálida, Próxima se puede ver si no hay otra opción más interesante.

La cinematografía no es mala y la ambientación sumamente técnica logrando una inmersión al mundo (mamon y misógino) de todo lo relacionado con misiones espaciales, su preparación y su sobre valoración.. En un contexto donde hay más presupuesto e interés para descubrir planetas que en resolver la hambruna ó solucionar el calentamiento global del planeta que habitamos, en fin…

Véala, ¿porque no?

L.F.

Deja un comentario