SOMERS Y LA OTRA ARMONÍA

SOMERS Y LA OTRA ARMONÍA

Elena Escalante Ruiz

La obra de Armonía Somers (pseudónimo de Armonía Liropeya Etchepare Locino, 1914-1994), ha sido estudiada desde varios campos críticos. Sin embargo, el trabajo de Armonía Etchepare, en cuanto pedagoga, a pesar de su relevancia, pocas veces se menciona: esto se debe a la delimitación que la autora precisó entre ambas disciplinas.

Para algunos críticos, Armonía Somers, la escritora, configuró su imagen pública a partir de la contraposición del anarquismo anticlerical de su padre y el catolicismo de su madre. Inclusive, en varias entrevistas, la escritora menciona la importancia que estas dos posiciones y la biblioteca familiar tuvieron en la elección de su nombre propio: “Mi madre quería llamarme María del Rosario y mi padre me llamó Armonía.” (Copani, 1988)

Armonía Etchepare comenzó su carrera de maestra de escuela primaria en 1933, a los 19 años. En 1939, interesada en el desarrollo humano, trabajó en el Museo y Biblioteca Pedagógica del Uruguay: institución fundada en 1889 y cuya función principal es reunir y clasificar libros, revistas y otros documentos relacionados con la educación; asimismo poner este acervo a disposición de maestros, estudiantes y funcionarios de los servicios de enseñanza por medio de un boletín. Armonía Etchepare tuvo a su cargo la dirección del Centro Nacional de Documentación y Divulgación Pedagógicas[1] de dicha entidad, lo que facilitó sus investigaciones en pedagogía. Cabe mencionar que desde 1955, la Biblioteca y Museo Pedagógico del Uruguay colabora con el programa de intercambio de información en materia de educación, desarrollado por la UNESCO, con la finalidad de orientar a los educadores y mejorar la calidad de la enseñanza mediante la reorganización de escuelas y del personal docente. En este programa participaron cincuentaiún instituciones de veintitrés países.

En 1950, Armonía Etchepare participó en el Seminario Interamericano de Enseñanza Primaria organizado por OEA y UNESCO. Ese mismo año, inició su carrera como escritora con el pseudónimo Armonía Somers, mediante la nouvelle titulada La mujer desnuda, aunque ya había escrito uno de sus cuentos más apreciados: “El derrumbamiento”. Durante este periodo también escribió ensayos pedagógicos, entre los cuales destacan: Educación de la adolescencia: el adolescente de novela y su valor de testimonio, (Editorial Herrero, México D. F. 1957): estudio galardonado con los premios del Concejo Departamental de Montevideo y de la Universidad de la República; y el ensayo La antisocialidad juvenil en el Uruguay, firmado con su nombre de casada, Armonía Etchepare de Henestrosa.

Poco después, en 1960, fue invitada por el gobierno de Francia para realizar un análisis de sus centros de reeducación e instituciones penitenciarias, y fue convocada a participar en el Segundo Congreso de las Naciones Unidas para la Prevención del Delito y el Tratamiento del Delincuente, que se llevó a cabo en Londres. En aquel año se reunieron más de 1000 participantes. Tras la aprobación, en 1959, de la Declaración de los Derechos Humanos del Niño, el Congreso se concentró en las nuevas formas de delincuencia juvenil: origen, prevención y tratamiento. También se recomendaron servicios especiales de la policía para aplicar la justicia de menores. No está de más mencionar que la tradición de estos congresos quinquenales sigue vigente hasta nuestros días: en 2015 se llevó a cabo el más reciente, el treceavo, en Doha, Qatar.[2] (El correspondiente al año 2020, al parecer fue cancelado debido a la pandemia.)

En 1961, Armonía Etchepare fue invitada por el Servicio de Intercambio Académico de la República Federal Alemana (DAAD), con sede en Bonn, a continuar sus estudios. Esto la llevó, en 1962, a la Dirección de la Biblioteca y Museo Pedagógico del Uruguay y del Centro Nacional de Documentación Educacional. Ese mismo año, representó a su país en el Seminar on Education for Development and Social Progress at the United Nations, organizado por la UNESCO. En la biblioteca virtual de dicha institución se encuentran algunos de los temas tratados ese año, entre los que destaca el desarrollo económico latinoamericano y sus problemas. Recibió becas de esta misma institución para continuar sus estudios de pedagogía en París, Dijon, Ginebra y Madrid, pero no se tiene mucha información sobre estos años de su vida. A partir de 1964, Armonía Etchepare es editora del Boletín Informativo, cargo que mantiene hasta 1971 para dedicarse de lleno a la literatura.

En 2009, tras la muerte de la autora, el escritor Miguel Ángel Campodónico y el crítico y profesor Nicasio Perera San Martín, custodios del archivo Armonía Somers, acordaron donar los documentos (manuscritos, cartas, notas, reportajes periodísticos, etcétera), a la Universidad de Poitiers, Francia, para su resguardo. Todo esto con el propósito de digitalizar y dar acceso al público a la documentación de Armonía Somers.

María Cristina Dalmagro, investigadora de la Universidad Nacional de Córdoba, en Argentina, responsable del archivo, escribe: “En los archivos, ambas (Armonías) están representadas con distintos tipos de documentos que hemos organizado respetando esta separación.” Dalmagro es autora de la monografía Desde los umbrales de la memoria, Montevideo, Biblioteca Nacional, 2009, donde comenta la relevancia del cargo de Armonía Etchepare en la Biblioteca y Museo Pedagógico del Uruguay, en cuanto la catalogación y organización del archivo:

En el caso de los documentos del ámbito pedagógico, muchos de estos documentos son recortes periodísticos de textos que inferimos constituyen la génesis documental del ensayo Educación de la adolescencia: el adolescente de novela y su valor de testimonio. Esta abundancia de materiales de diversa procedencia da muestra de un proceso de preparación del ensayo que llevó mucho tiempo y profusa actividad de documentación. Si bien se conservan dos copias mecanografiadas y con correcciones manuscritas de palabras, ortografía, agregados o tachaduras varias, no hay borradores manuscritos del ensayo en cuestión.  [3]

Dalmagro describe cómo recopiló documentos legales y artículos periodísticos de la época, fuertemente ligados con la génesis del ensayo, Educación… mediante “Varios recortes periodísticos que siguen, día a día, los avances de las deliberaciones oficiales sobre este problema y que fueron cuidadosamente guardados, subrayados o brevemente comentados. Así como también, novelas, películas y demás textos literarios, cuyos protagonistas son niños o adolescentes. Los problemas de delincuencia y actitudes antisociales juveniles, tratados en uno de los capítulos del mencionado ensayo, nos hacen pensar en la temática del cuento “El pensador de Rodín”, donde Armonía Somers, la escritora, apela al conocimiento de Armonía Etchepare, la investigadora, para plantear las problemáticas de las Instituciones Pedagógicas al afrontar el desarrollo y educación de los niños y adolescentes. El protagonista, un niño disléxico que no sabe leer, es rechazado por su familia y su escuela. Aislado del mundo, termina internado en un centro psiquiátrico. De tal forma el Fondo de Armonía Etchepare contribuye a ilustrar los intereses literarios de Armonía Somers, así como las ideas que inspiraron algunas de sus obras.

Los cien años del natalicio de Armonía Somers se recordaron en la Feria Internacional del Libro (o FIL) de Guadalajara, en 2014, con la conferencia titulada “Uruguay: trayectorias en continuidad. Homenaje a Armonía Somers”, precedida por las intervenciones de los escritores uruguayos Laura Santullo y Mario Delgado Aparaín.

 

 

Obras citadas 

Campodónico, Miguel Ángel. “Homenaje a Armonía Somers: diálogo con Miguel Ángel

Campodónico”. Revista de la Biblioteca Nacional, núm 24, 1986, pp. 47-64.

Dalmagro, María Cristina. “‘Al folletín, con respeto’: ‘Sólo los elefantes encuentran mandrágora de Armonía Somers’”. Estudios. Revista de Investigaciones Literarias y Culturales, vol. 13-14, núms 26-27, de junio a julio y de 2005 a 2006, pp. 315-341.

—. Desde los umbrales de la memoria: ficción autobiográfica en Armonía Somers. Biblioteca Nacional, 2009.

—. “Ficcionalización del yo en las entrevistas de Armonía Somers”. II Congreso Internacional Celehis de literatura, Universidad Nacional de Mar del Plata, Facultad de Humanidades, Departamento de Letras, 25, 26 y 27 de noviembre de 2004, Centro de Letras Hispanoamericanas (Celehis). Ponencia.

—. “Fondo Armonía Somers: el cruce del océano y el resguardo de la memoria”. Escritural. Écritures d’Amérique latine. (Archives Virtuelles Latino-Américaines), núm 5, marzo de 2012, sin paginación, http://www.mshs.univ poitiers.fr/crla/contenidos/ESCRITURAL/ESCRITURAL5/ESCRITURAL_5_SITIO/PAGES/Dalmagro.html.

 

[1] Vease Biblioteca digital de la UNESCO: https://unesdoc.unesco.org/ark:/48223/pf0000133798. Consultado 5/10/2020

[2]… “La integración de la prevención del delito y la justicia penal en el marco más amplio del programa de las Naciones Unidas, para abordar los problemas sociales y económicos y promover el estado de derecho a nivel nacional e internacional, así como la participación pública” en :https://www.un.org/es/events/crimecongress2010/pdf/55years_ebook_es.pdf) Consultado el 13 de octubre de 2020.

[3] http://www.mshs.univpoitiers.fr/crla/contenidos/ESCRITURAL/ESCRITURAL5/ESCRITURAL_5_SITIO/PAGES/Dalmagro.html

 

Deja un comentario