TEATRO PANDÉMICO

TEATRO PANDÉMICO

Eulogia Crespo

)o(

 

Días que la Peste alarga o disuelve. Año que comenzó y terminará (todo lo acusa así) homicida.

 

 

)o(

 

Extraña conmemoración, ésta, de los Días de Muertos, chiquitos y grandes; la vida de todos en vilo, sin distinción de géneros, equidad a rajatabla; en Francia y en Austria, terroristas (como si faltara un gramaje de terror), degüellan, acuchillan, ametrallan…

 

)o(

 

Otra pandemia, incubada por décadas, parece roer en sus intestinos, a la Civilización Occidental. Y la Naturaleza, expoliada sin piedad, iracunda, rabiosa, se las está cobrando.

 

 

)o(

 

Y aquí, en su esplendor, la Nota Roja. Niños indígenas, destazados, sus restos acomodados en cajas de cartón transportadas, oh lógica del espanto, en un “diablito”. Feminicidios sin cuento. Un joven ejecutado en una taquería, otro objeto de un bulling infame de sus compañeros, que desaparece y de súbito reaparece. Fosas clandestinas descubiertas por los deudos, no por las autoridades…

 

)o(

 

Y no obstante su contable improductividad, se autorizan campanudamente nuevos Partidos Políticos, en manidas manos, que, junto al tufo de alineamiento al Poder en el Poder, se abalanzan ya sobre las “Prerrogativas”. Palabra entre las más ofensivas -bofetada pública- dado el estado actual de la Nación.

 

 

)o(

 

Y una escena medio fantasmagórica, pero popular. Previa “limpia” ritual, en el patio central del Palacio Nacional, el Presidente de la República, sin cubrebocas -si lo usará hasta que se acabe la corrupción, no lo usará nunca-, visita 20 ofrendas de muertos, asido de una vela. Ya antes, el 15 de septiembre, desde el balcón central, había perorado de frente a un zócalo deshabitado.

 

)o(

 

Vivas almas en pena parecemos ser.

 

Deja un comentario