TEATRO PANDÉMICO

TEATRO PANDÉMICO

Eulogia Crespo

Tenebroso es el vía crucis por el que caminamos todos los malditos días de la maldita vida.

Como si nos faltaran, demasiadas efemérides y demasiados acontecimientos se agolparon en días recientes. Para abrir boca, el pavoroso informe Bloomberg, que pone a nuestro país del asco, en cuanto a la política pública frente a la pandemia, traducida en vacilación, falsas esperanzas que recuerdan al niño chiflando en la oscuridad para ahuyentar el miedo que lo apresa, rebuscadas estadísticas que en automático se contradicen, y el fruto brutal de más de 100, 000 muertos entre millón y pico de contagiados.

 

)o(

Acto seguido, los fastos, unos hipócritas, otros violentos, por el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Hipócritas porque, a las voces oficiales, las refutan los datos incontestables de desaparecidas y asesinadas, en creciente curva. Violentas, por las manifestaciones de hartazgo y desesperación que rompen vidrios y pintarrajean paredes.

 

)o(

Luego, Trump se rinde a la evidencia, pero se apresta a regresar en cuatro años, al frente de sus millones de fieles, con un lenguaje, lo podemos prever, ya desnudamente neo nazi. Y el corazón de Maradona, que el mito califica divino, generoso, de izquierda por convicción y no sólo por donde se localiza, da su postrer tumbo.

 

)o(

A mí me queda, entre el rumbo de la política pública pandémica, que no variará con empecinado alto costo en vida y economía, futuro; el previsible regreso de un Trump enfermo de rencor y sed de venganza racista; las moralejas de la vida y futbol, y caídas, y temprana muerte de Maradona; la certeza de la enorme dificultad de ser mujer.

 

)o(

¿Qué camino elegir? ¿El inveterado rol doméstico, de escopeta siembre cargada arrinconada en un hueco de la recámara? ¿El de la lucha a brazo partido, en un mundo profesional masculino, misógino por motivos que la psiquiatría debería esclarecer, si es que en verdad se mueve en el lodo? ¿La rebeldía en sus diversos matices, teórico, transgénero, militante? ¿Confiar en el feminismo de boca para afuera de organismos, burocráticamente a la caza de simulaciones, al canto su insufrible verborrea? ¿Darle al Karaoke, tras la baladista María José, y su LAS QUE SE PONEN BIEN LA FALDA?

 

)o(

¿O saltarte las trancas y regalarle a un amigo que, por la razón que sea, quieres, un ramo de flores, y descubrir no sólo su estupor, sino un fondo de dulzura que él mismo desconocía?

 

)o(

En mini falda, con pants, el escote al ombligo, con camisetas que braman consignas incendiarias, con shorts de mezclilla, las piernas ocultas bajo estampados, o incluso con todo el arreglo a la última moda invernal, tenebroso es el vía crucis por el que caminamos todos los malditos días de la maldita vida.

 

 

Deja un comentario