TEATRO PANDÉMICO

TEATRO PANDÉMICO

Eulogia Crespo

 

Inusitado. Dos expresidentes demócratas, Clinton y Obama, y uno republicano, el lerdo Bush, se unen para una exhibición mediática: la aplicación ejemplar, vía teve, de la vacuna anti peste. La broma, el meme, saltan de inmediato: de colarse, de auto proponerse Trump, la aguja se doblaría, el cuerpo médico escaparía despavorido. Una cosa es animar a la población a vacunarse, y otra, un ser, irremediablemente, infecto.

)o(

Se afirma, supone, que el número de muertos por causa de la Revolución Mexicana, alcanzó un millón, y el del holocausto judío, seis; pues el Covid19, ya cuenta con millón y medio de fallecidos, más los que se acumulen en el intervalo entre el momento en que le envío estas líneas y usted, si le place, las recibe.

)o(

Salvo un rapapolvo merecido, por parte de quienes realmente saben, a los funcionarios mexicanos que persisten en rehuir el cubrebocas, dando el peor y letal ejemplo posible, no les cabrá fundar una nueva tesis científica dentro del CONACYT. Ni de chiste. Todo quedará en volátil necedad: “El cubrebocas le hace al coronavirus lo que el viento, pongámonos de pie, a Juárez”.

)o(

Tintes escalofriantes, está adquiriendo nuestra Nota Roja. Colonia popular. Un pinche mocoso irrumpe en su propio hogar, acuchilla a su madre, pero no le basta dejarla medio muerta; insaciable demente, arremete contra sus dos hermanas menores, asesinándolas. Matricida fallido y autor de doble fratricidio, de un jalón.  ¿Tragedia griega subdesarrollada?

)o(

Las socorridas encuestas de opinión funcionan, está más que visto, hasta el momento de la verdad, en el que, por lo general, yerran, si no es que, de plano, hacen el ridículo. Dicho, esto último, para paliar la expresión merecida: “Riegan el tepache”.

)o(

No me apasiona el fútbol, no tanto como el “voli”, sobre todo el playero. Pero lo que pasó en Buenos Aires, alrededor de las exequias de Maradona, fue un mal tango. Abro populachero, de funeraria, la Casa Rosada; rebasado por el número de dolientes, los aporreo; para rematarla, culpo a su médico del fallecimiento. Irracionalidad pura. Es como si el 4 a 0, que el Cruz Azul le propinó a los Pumas, y que estos devolverían con idéntico marcador, se atribuyera a la ausencia de sana distancia con la portería enemiga.

)o(

La marca Rolex presume, a plana entera, la ya lejana fabricación de su reloj, el Oyster Perpetual Datejust 36, el primero en el mercado, en “indicar la fecha en una ventana de calendario”. Especie de preciso geo localizador del tiempo. Deseo que no se le ocurra fijar la fecha, y la hora, y el minuto, y el segundo, y el micro segundo, del DÍA DEL JUICIO.

 

 

Deja un comentario