¡GUADALUPE!

Hace ya muchas letras

 ¡GUADALUPE!

Non fecit taliter omni natoni

ANA ELENA DÍAZ ALEJO

¿Festeja usted a Guadalupe, la emperatriz de Nuestra América, la señora-niña de piel color de trigo nacido en el semillero indiano, cuya presencia convocó a los mexicanos de 1810 para luchar por su Independencia?

Fue hasta 1754 cuando el papa Benedicto xiv dotó al culto del 12 de diciembre con oficio en el breviario y misa propios. Los agustinos del siglo xvi la habían negado: en 1556, su provincial, Francisco de Bustamante, en la capilla de San José de los Naturales –la más importante de la Nueva España–, en presencia del virrey Luis de Velasco, atacó la veneración que se rendía a la Guadalupana del Tepeyac. “Muy débiles resultan las pocas afirmaciones de 1531 a 1648 en comparación con la fuerza, la claridad y la calidad de las negaciones”, afirma Francisco de la Maza, uno de sus estudiosos más asiduos.

Pero esa imagen poderosa nos dio Patria. Guadalupe fue el emblema de Miguel Hidalgo y Costilla, el sacerdote ilustrado, consciente de la realidad de una sociedad que gemía ante el abuso español. Esa imagen de manto exornado con 46 estrellas, símbolo de luz y de vida de las naciones bajo su manto, capitaneó a las huestes desarrapadas. Esa Señora con las manos unidas en su pecho en señal de patrocinio, con la Luna en cuarto a sus pies, animó a hombres, mujeres y niños –sólo con su presencia mística de joven india preñada–, a dar a luz, como ella, a una nueva nación de hombres libres. Esa Virgen era Guadalupe Tonantzin, Señora del Tepeyac cuyo pie asoma como signo de victoria sobre el Mal y de la firme esperanza mexicana por una nueva sociedad.

Guadalupe Cihuacóatl, Señora de las Rosas y las Estrellas. Guadalupe del Apocalipsis, Instauradora de la Providencia. Guadalupe Eva Primigenia, Protectora de los Victimados. Guadalupe Agrícola, Dadora de Bienes Terrestres, devoción de campesinos. Guadalupe Fénix, Pandora de las Flores, divisa indígena surgida de las rosas castellanas. Guadalupe Águila, Protectora de los Oprimidos. Guadalupe Madre, Defensora contra las Inundaciones y las epidemias. Guadalupe Adalid, Generala de la Epopeya Libertaria de Nuestra Nación. Guadalupe Guerrera, Aglutinadora de la Identidad Mestiza. Guadalupe Constructora de una Nueva Nacionalidad. Guadalupe Bandera Mexicana, procuradora de nuestra individualidad ante el mundo. Guadalupe Anunciadora del Destino Venturoso de la Patria Indígena, Mestiza y Criolla. Guadalupe Primavera del Invierno novohispano. ¡Guadalupe Reina, Emperatriz de América, Escudo y Custodia de la Ciudad de México! ¡Guadalupe!, non fecit taliter omni nationi!  ¡No lo hizo así con todas las naciones!

Guadalupe llegó a nuestros cielos para capitanear la virilidad de aquellos hombres dispuestos a dar la vida por la libertad de nuestra Patria. Guadalupe es nuestra. Guadalupe es México. ¡Salve, Imagen Veneranda!

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario