“LECTURA” TARDÍA DE LA ÚLTIMA FILG

“LECTURA” TARDÍA DE LA ÚLTIMA FILG

Fernando Curiel

Uno. De manera involuntaria, me vi relacionado, en su nacimiento, con la Feria Internacional del Libro de Guadalajara. Motivo en su última versión, de ataques y defensas, a raíz de que en alguna “mañanera” (aunque muchas, monotemáticas: el agarrón del Bien con el Mal, que lleva las de perder), se le exhibiera (de eso se trata, de marca de fuego) de bastión conservador (y lo que el estigma conlleva: azote del Pueblo, categoría que está desplazando la de Ciudadanía; metafísica la primera, electoral la segunda).

Dos. En mi papel de Coordinador de Extensión, de la UNAM, mi entrañable amigo, Emmanuel Carballo, jalisquillo, me pidió lo recibiera para presentarme a un paisano, desvelado por una idea que me interesaría. Recibí, pues, al Emmanuel de siempre, figura de la crítica y de la edición, que con el lanzamiento de la Revista Mexicana de Literatura (dirigida al alimón con Carlos Fuentes), dio el banderazo de salida a una época de esplendor cultural (hoy pura nostalgia); acompañado de un joven Raúl Padilla que, en efecto, portaba un valioso proyecto.

Tres. La organización de una feria internacional por parte de la Universidad de Guadalajara, que, en un Estado de la significación del de Jalisco (piénsese en la oriundez de Yáñez, Arreola, Rulfo, Martínez, Alatorre y del entenado Chumacero, lista que ampliaría Del Paso), congregara autores, libros, editores de aquí y de allá. Réplica, entendí, de la que venía celebrando la UNAM en el Palacio de Minería, de la Plaza Tolsá (antes de que “El Caballito” quedará en manos más que de restauradores, de ineptos caballerangos que por poco lo desuellan).

Cuatro. Acostumbrado, desde la época del rector Soberón, a los programas de colaboración con las Universidades públicas de la República (Red y Cadena de Radiodifusoras, a modo de ejemplo), natural me resultó expresar simpatía y apoyo a un proyecto que, en poco tiempo, adquiriría la importancia que ha cobrado, y reconocida por el galardón Princesa de Asturias.

Cinco. Del parón en seco a los mandobles contra la FILG, no en tanto actividad de la cultura librera, con sus filos mercantiles, sino a su filiación en un México al que se pretende dividir en dos gajos, ya se ocuparon, cada uno con sus razones, lo mismo el presidente vitalicio de la anual muestra, que el gobernador del Estado. ¿Para qué abundar en lo sabido? Mi interés se afana en otro flanco: la feria editorial como tal.

Seis. Con la humorada de que la visitaría, sólo tras discurrir el periodo de prueba, no me apersoné en el recinto sino hasta su décimo aniversario (ocasión de otra humorada: a la salida de la revista de la generación prefabricada del Crack, Revuelta, no sé si financiada por la Universidad de las Américas, la reputé inmerecido homenaje a mi libro, La revuelta, estudio del Ateneo de la Juventud, constelación genuina). El caso es que el sitio bullía de estands, editoriales, libros, asistentes, invitados, presentadores y presentados. Una romería.

Siete. No pude sino traer a mientes, la Feria de Frankfurt, a la que había asistido día con día de su montaje, un lejano 1975; y a la Feria de Minería de la UNAM, si, esta contara con espacios de tal envergadura. Sin embargo, constate los peros más llamativos que la caracterizaban. Aunque con las atenuantes de que todo escritor habita un egosistema (dice “egosistema”, no “ecosistema”), de que el editorial es en gran medida un negocio definido por la plusvalía, y de que las de libros no escapan a la condición de “pasarelas” de cualquier evento que congrega “celebs” y “fans”.

Ocho. Con todo y la afluencia de público (no, en automático, lectores), del mercadeo de traducciones y derechos de autor, de anheladas presentaciones en vivo y a todo color, de firmas de libros etiquetados best-sellers, de periodistas de la fuente en racimos, de cenas VIP y plebeyas, de ruido mucho ruido, las interrogantes iban en dirección contracorriente. Lo digo por mi primera visita a diez años de inaugurada, seguida por ocasionales retornos, y su actual situación, toda ella (salvo el retobo ya aludido), de albricias.

Nueve. ¿Ha contribuido, realmente la FILG, a una cultura de la lectura, del gusto literario, ya no digamos popular, sino de clase media para arriba y para abajo (en lo que andamos), de sus jóvenes en trance I-pad  y demás gadgets, de sus adultos, o la cosa queda en mero consumo de polvo sin paja? ¿Ha propiciado la insurgencia de nuevas editoriales (y me limito a su región), nuevos equipos, voces, revistas? ¿Y de ser así, en qué medida y con qué solvencia?

Diez. ¿La inversión en áreas de negocios, pactos, mero mole de agentes y agencias exclusivas y excluyentes, de trasnacionales monopólicas, han servido para frenar la mudanza de la vocación literaria en relaciones públicas, del ejercicio crítico en supeditación, del quehacer editorial en fracaso del riesgo estético en aras del beneficio económico mondo y lirondo? ¿La pasarela no termina en la aceptada costumbre de los de siempre y en color deslavado? ¿Se consigue librar el peligro de la simulación, del convenido espectáculo por el espectáculo?

Once. Tales preguntas, agravadas por una pandemia que se quiere hueso duro de roer, que aísla, que llama a gritos a la época de las vacas flacas, y no el de afiliarse a tal o cual bandería política, son a fe mía, las de verdadero peso. Las banderas políticas se izan y se arrían, por temporadas. La cultura, la de fondo, no. Siempre flamea.

Deja un comentario