¿Me da dos de fantasmas con mucha melancolía, por favor?

¡Boo! Por qué en Navidark rondan mas fantasmas que en Día de Muertos…

Fantasmas, como quiera interpretarlos, los hay de sábanas agujeradas ó de carne y hueso, con telarañas y polvo, hasta chapeados., muchos no sólo tenemos fantasmas sino esqueletos dentro ó fuera del closet, recuerdos, penas, compañías naturales y sobrenaturales.

Desde muy temprana edad he tenido una fascinación por ellos, una cierta empatía y una profunda nostalgia. He llegado a sentir presencias tanto en lugares como en objetos, es como si la energía dejase mensajes de sucesos ó sueños pasados, huellas.

Creo firmemente en que esta no es la única dimensión (en la que vivimos) y qué hay varios planos energéticos ó dimensiones activas simultáneamente., suena loco pero… Por ejemplo, siento que escenas que he vivido en ciertos lugares de alguna manera se quedan plasmadas en repetición en el lugar de los hechos y cuando paso por el mismo lugar es como si pudiera ver los fantasmas de ese momento.

Otro cosa sobre fantasmas que me encanta es la teoría del “loop” ó secuencia, en que se plantea una vida fuera de tiempo repitiendo una escena ó un día especial en su vida al mismo tiempo que no tienen conciencia de estar muertos, dato que me crea muchísima tristeza con notas poéticas y una pizca de morbo e invita a imaginarse el por venir de todo., cada tabique, rincón, cachivache ó prenda.

Solo piense esto, si en la vida las relaciones humanas resultan intensas (salvo en el caso de la gente sangre de atole), imagínese cómo serían las de un fantasma que sigue buscando amor ó venganza y hasta redención.

Vale, suficiente sobre mis fetiches…

Vamos con el jugo, acabo de terminar de ver dos series seguidas del mismo autor y digamos casi el mismo equipo creativo y sus talentos., se trata de “The Haunting of Hill House” y “The Haunting of Bly Mansion” de Netflix.

Había empezado a ver la primera (Hill House) pero no aguante el ritmo telenovelesco y la dejé por varios meses pero cuando salió la segunda parte (Bly Mansion) no pude resistir verla en maratón ya que desde el primer episodio reconocí personajes fantasmales muy entrañables en mi historia fantasmagórica provenientes de una de mis novelas favoritas “Otra vuelta de la tuerca” de 1898 de Sir Henry James que a su vez ha tenido varias interpretaciones literarias como cinematográficas, la mejor., “The innocents” con Barbara de 1961.

Así pues, me enamoré de los nuevos rostros de Flora y Miles, la poderosa y moderna Miss Grose., los nuevos personajes como la jardinera y el cocinero, pero sobretodo de Miss Clayton quien realmente está basada en el personaje principal Miss Gidens e interpretado por el prometedor talento de la joven actriz Victoria Predretti a quien ya admiraba después de su trabajo en la serie “You : Temporada 2” donde interpretada la delicada e inteligente locura de Love Quinn.

Había leído algunas malas lenguas negativas en facebook sobre Bly, por literatos (para variar) menospreciando la nueva versión de la novela clásica pero en mi opinión y siempre que haya seriedad y calidad uno puede adaptar lo que sea y como sea, el papel es la pauta pero toda historia puede ser contada de mil maneras distintas y casi siempre se puede aportar, innovar y replantear.

Hablamos de neo guionismo, todo se vale siempre y cuando exista honestidad en el autor y gran valor imaginativo.

Recomiendo mucho esta serie ya que logra entrañar a fondo con los personajes clásicos y nuevos, la nueva Miss Gidens ahora llamada Miss Dani Clayton es estupenda ya que modernizada a los años 90’s no es una fanática cristiana como la original sino una joven atormentada que lleva a su propio fantasma a la mansión Bly, razón por la cual su sensibilidad es agudizada para comprender y acompañar a los niños y sus fantasmas, logrando así ser cómplice y heroína de los mismos.

En resumen, esta versión de “Otra vuelta de la tuerca” me parece fina y respetuosa dentro de un contexto moderno., los valores trágicos de la original están intactos y creo que los nuevos personajes suman y permiten disfrutar el tema a gran escala, altamente recomendada.

Sigamos con Hill House, ya que me quede picada con Bly, descubrí que gran parte del cast se inauguró en Hill, siendo ya fan de la joven Pedretti decidí darle una segunda oportunidad y sí, al principio es un poco lenta al punto de “telenovelismo” barato ya que el planteamiento de los personajes es un poco pesado aunque bien vale la pena.

Hill es aterradora, tratándose de una historia libre va cocinándose al momento de comenzar la tormenta del terror (literalmente) hasta lograr que el espectador esté inmerso en la hisotoria y sus personajes.

Tanto así, que me quede aterrada con uno de los fantasmas., “la dama del cuello torcido” ya que su historia duele y deja un amargo y doloroso sabor de boca como pocas historias de fantasmas.

La influencia con AHS (American Horror Story) solo se relaciona con la idea de repetir parte del cast pero ambas temporadas de The Haunting son completamente distintas.

Hill House es una historia atormentada y fuerte, no la recomiendo para verla de noche, en especial los últimos capítulos.

No quiero contar de más ya que si usted es fan de este tipo de series no se la quiero arruinar.

Los momentos del factor “boo” son escasos a diferencia del terror actual, otro punto a favor.

Bravo por el director y escritor Mike Flanagan., ambos guiones (insisto) son muy finos, la propuesta visual se siente británica por su exquisita iluminación y atmósfera, en general., un par de series magistralmente bien logramos con lujo de detalle y un presupuesto muy bien gastado.

Con un frío sentimiento y mucha melancolía me despido, recordando a los fantasmas que conocí en estas series y tomando café con mis propios fantasmas.

L.F

Deja un comentario