Shadow in the Clouds… Uno nunca sabe para quién trabaja.

Hace poco me contaron la verdedara historia detrás de los Gremlins, muy lejos de las películas ochenteras que vi en mi infancia., los primeros y originales monstruosos fueron “descubiertos” en la fuerza aérea militar británica en los años 20’s tras la Primera Guerra Mundial como criaturas malévolas capaces de sabotear y destruir maquinaria de todo tipo causando accidentes y destrozos a su paso, específicamente famosos tiempos después en la Segunda Guerra Mundial donde miembros de la Royal Air Forcé (RAF) atribuían muchos de sus fracasos, a la traviesa intervención de estas criaturas en sus vuelos de combate.

Fue una grata coincidencia encontrar esta historia, (específicamente fresca en mi archivero de información chatarra) en “Shadow in the Clouds”, nuestra película en cuestión… Estelariazada por una Chloe Moretz madura que conserva la voz de niña pero la firmeza y fiereza de una leona.

La película comienza con nuestra misteriosa heroína cargando un maletín, con marcas de batalla en el rostro y el brazo roto, abordando un avión de la RAF en Australia retacado de miembros de la fuerza aérea militar, la tripulación (conformada por hombres) se muestra renuente a la mujer por lo que la acomodan en la burbuja de combate, extremidad nueva para mi, un sitio extremo diseñado para defender la unidad, que también es el punto de ataque para enemigos ya que defiende al avión desde la parte de abajo en una burbuja mecánica que gira 360 grados para disparar al enemigo.

Nuestra heroína se encuentra preocupada ya que tuvo que dejar en manos de uno de los tripulantes el maletín de contenido altamente confidencial ya que no cabía en la burbuja de combate.

Minutos después nuestra heroína descubre una criatura en el ala del avión, al avisar a la tripulación ella continúa siendo ignorada con burlas., al mismo tiempo que comienzas notar averías en la maquinaria de la burbuja y de pronto… ¡Un feroz Gremlin!

No vamos a entrar en detalles, en resumen esta película es una montaña rusa llena de vértigo, sorpresa y acción finísima, sin exagerar con violencia ni contenido barato. Además el sub texto final detrás del guión tiene un desenlace feminista sin pretensiones, puro. Nada de heroínas forzadas como la Wonder Woman ú otras, esta es una MUJER en la más alta expresión de la palabra, título de género que ha salvado a generaciones humanas a pesar de la ingratitud machista y el abuso de parte del género masculino. Una excelente película en su totalidad pero rascándole (y me encanta hacerlo) encontré semejante chismazo…

La ironía siempre ronda las historias de los malhechores y en este caso la situación detrás del celuloide es casi risible. Resulta que el guión había sido escrito por Max Landis (hijo de John Landis el famosísimo guionista) quien fue desterrado del proyecto pero la película conservó su crédito aunque fue la directora Roseanne Liang quien reinvento el guión y probablemente logró consolidar el mensaje feminista. Aquí es donde viene la gran ironía ya que Max fue castigado y actualmente goza de un veto total en la industria por no una sino ocho acusaciones de abuso psicológico y sexual de parte de sus ex parejas y muchas otras mujeres que lo han venido acusando de estas faltas durante su corta carrera en el cine.

Siempre hay una mosca en la sopa como dicen, pero al final la verdad siempre busca justicia, dato chistoso y no tanto, cada vez más casos como este salen a la luz en esta y en todas las industrias., “menos mal”, aunque personalmente pienso que Max no merecía su crédito ya que la película es genial.

La película estará disponible este mes en plataformas ilícitas y en Apple TV.

L.F.

Deja un comentario