No te preocupes, no irás lejos (Don’t worry, he won’t get far on foot)

… ¡Y lejos se fue! ¡Se fueron! Tanto el mismísimo Callahan como su finísimo intérprete Joaquín Phoenix.

No te preocupes, no irás lejos (Don’t worry, he won’t get far on foot), se trata de una bio pic un poco al estilo de Milos Forman por su calidez, arte y una genuina empatía con el “biografiado”.

Disponle ¡ya! en Amazon Prime, esta película es humana, desgarradora y sumamente divertida si usted goza del sentido del humor oscuro mismo que, salvó a Callahan de la desgracia ante quedar súbita e irreversiblemente invalido después de un accidente parrandero.

Hablar de Milos Forman es osado, pero algo nos recuerda a su estilo fluido y decadente, puntual y poético… Se nota que Gus Van Sant, autor y director le debe admiración al humano destrás chiste, John Callahan, nuestro perseguido artista quién ya es leyenda, a pesar de que en el pico de su carrera (sobre ruedas) causó mucha polémica y el desagrado de cantidad de lectores “fresones” tanto en los periódicos y como en las revistas donde se publicaban sus historietas a doble puño.

Joaquín cómo es de esperarse, intenso, profundo y crudo al encarnar a este singular artista a quien nada le fue regalado, quien luchó con adicciones, sobre vivió a la frustración de una silla eléctrica retándola a máxima velocidad y quién al final, aprendió a valorar la vida desde un ángulo obligatorio pero que resultó siendo el mejor escape para los demonios que lo pusierion ahí.

Véase esta historia de sublimación, de lucha y caída., a puños, copas y tinta. Gran trabajo, excelente cinematografía, casting y guión.

L.F


Deja un comentario