HORRIBLE PUBLICIDAD HORRIPILANTE

HORRIBLE PUBLICIDAD HORRIPILANTE

Claudio Acevedo

 

Propincuo follower:

Me pregunto: ¿qué pensaría la Princesa Diana, la primera en poner a temblar al Palacio de Buckingham, al divorciarse del Príncipe Carlos, de la defección real de su hijo menor, Henry y Meghan la esposa, Duques de Sussex? Le recuerdo que Diana comentó algo así como que en su cama había tres, y que esto era multitud; modo de describir la edípica relación extra conyugal de Carlos con Camila. Más aún, ¿qué hubiera pensado Diana, que la elección de Henry, entre tantas nobles candidatas a desposarlo, recayera en una actriz, no precisamente “súper estrella”? Supongo que el Imperio Británico se iba a pique tras el Titanic que zarpó de sus muelles proa a Nueva York.

En esto cavilaba yo, feliz de sacar a pasear a mi bici Vcky y a mi pastor inglés Moroleón, por el parque Lincoln, de Polanco, ahora que el semáforo cambió a naranja (¿no le ha dado a usted, por imaginar al doc López-Gatell, manipulándolo, los escasos minutos que no está frente a las cámaras?). El caso es que la paz se había restablecido entre nosotros tres. Mientras estallaba la bomba, allá, a las orillas de mi extrañado Támesis.

Desde Los Ángeles, en California, Henry decía abur. Y abur le contestó la Reina Isabel II, la abuela, que, no es por nada, vaya si se esfuerza en pilotear una nave que hace agua, se escorza, se desarbola, mientras el hijo Carlos envejece esperando, y el consorte real se hospitaliza.

Leí que larga es la lista de títulos militares a los que el nieto rebelde, renuncia, él, que parecía tan buen soldado (a los que renuncia la Meghan, son puramente simbólicos). El caso que, en plenitud, pandemia y Brexit, revienta el Henyxt. Aunque también leí, que, a la pareja fugitiva de la realeza, les están lloviendo plebeyos contratos de varias cifras. Plataformas, entrevistas estelares, y etcétera.

Ni loco de atar, me hubiera figurado todo esto allá en los 70’s; ni cuando el bodorrón de Henry y Megan, transmitido por televisión. ¡Qué cosa!

Por cierto, cuando el régimen termine, o incluso antes, la población mexicana diezmada, ¿al doc López-Gatell, lo contratará Televisión Azteca, tan apapachada?

¡Qué mundo éste, el segundo de la Peste! Pero lo animo, follower, compartiéndole, a Cathlin Ulrichsen, de mero Noruega.

 

Deja un comentario