LA COSA ESTÁ QUE ARDE

LA COSA ESTÁ QUE ARDE

(Teatro pandémico)

Eulogia Crespo

<>

Entre más nos corremos al verde, más veces nos reunimos a comer o a desayunar “Las Revoltosas”. Si no todavía con las manos, con los puños sellamos el “Todas para una y una para todas”, que le birlamos a Los Tres Mosqueteros que en realidad son Cuatro (Porthos, Athos, Aramis…y D’Artagnan). La política, electorera desde antes de la Peste, peste ella misma, es un polvorín a punto de estallar.

<>

Los tiros, las puñaladas, las estocadas, los insultos, las imprecaciones, brotan de todas partes; y en un número escandaloso han derivado en viles ejecuciones de candidatos, a la luz pública o en parajes oscuros. Tan de moda se ha puesto que hasta Mario Delgado ya se inventó su atentado en Tamaulipas.

<>

El caso es que no hay un minuto de tregua. El Partido de Estado y sus satélites contra la runfla de la oposición, ésta a matar contra los primeros. AMLO y el INE sacándose los ojos. Bots y Redes al rojo vivo. La pavorosa gresca ha cancelado por completo en su polvareda de titulares, declaraciones, las de por sí raquíticas ideas en contienda.

<>

El Ejecutivo Federal se duele de que el gobierno gringo no responda a su ¿exigencia? de que se deje de financiar a ONG’S que reputa enemigas. The Economist de Londres le atiza con argumentos, quizá con sustento, pero reciclados… Y Kamala Harris ya prepara la maleta para un viaje a México que no tendrá nada de turístico.

<>

Tampoco se dan abasto las cortinas de humo, como el hielo seco en las fiestas de quinceañeras. Que la enésima rifa del maldecido avión que Calderón le regalara a su sucesor Peña Nieto, incluido un palco en el Estadio Azteca. Que la compra de una refinería tejana, con visos de compra chatarra, los Hados no lo consientan. Que esto y lo otro con tal de distraer la atención pública.

<>

Es tal el aquelarre que La Revoltosas, por lo general acordes los puntos de vista, concluimos en nuestra última reunión que estábamos hechas bolas. ¡Que termine, pero ya, la pesadilla!

 

 

Deja un comentario