Mi amigo Fernando Curiel (FC) por Humberto Muñoz

 

Mi amigo Fernando Curiel (FC)

Humberto Muñoz

 

Tuvimos una amistad en la que desarrollamos confianza y generosidad intelectual; intereses académicos comunes, acuerdos y desacuerdos respetuosos sobre la vida política nacional, comunicación abierta. Podría escribir muchas páginas sobre lo que vivimos en la Universidad Nacional.

Fernando fue ávido escritor y lector, me enseñó bastante sobre las letras en México, autores y libros que enriquecieron mi perspectiva sociológica del país. Por ejemplo, obras de Reyes, Torres Bodet, Cuesta, y textos del Ateneo de la Juventud. El águila y la serpiente, de Martín Luis Guzmán, nos permitió platicar un sinnúmero de veces.

 

Los dos admirábamos a Henríquez Ureña. En tantas ocasiones que conversamos sobre la creación de la UNAM vino a colación Vasconcelos y, desde luego, Justo Sierra. Estos tres últimos, apasionados por “La Universidad”, como llegamos a ser nosotros. Combinamos historia, literatura y sociología con una mirada política de la universidad y la educación superior en México. Nos faltó tiempo, muchos años más, para continuar el diálogo sobre la UNAM, tema, objeto y preocupación común.

Conocí a mi amigo cuando él era Coordinador de Difusión Cultural. Nos juntó el interés por la vida político-institucional y el que pudiéramos criticarnos abiertamente, con alegría de por medio. FC fue un muy buen polemista en corto. Además, taxqueño de hueso colorado. Estuvimos con las familias en Taxco en una Semana Santa y, en otros momentos, nos encontramos para disfrutar Santa Prisca y tomar algo en el Bar Paco.

Coincidimos, además, él como director del Instituto de Investigaciones Filológicas y yo como coordinador de Humanidades. Recuerdo varias cosas: la construcción de la Biblioteca del Instituto, dedicada a Rubén Bonifáz Nuño, quién agradeció el día de la inauguración diciendo “La  Universidad me lo ha dado todo”. Acordamos los tres juntarnos a comer mensualmente. Se unirían, después, Henrique González Casanova, Gastón García Cantú, Marco Antonio Campos, Hernán Lara Zavala, Vicente Quirarte. ¿De qué platicábamos? De la UNAM, anécdotas y hechos sensacionales de su historia, y del presente de aquel entonces. También, de la problemática nacional, de libros recientes, y de lo que estábamos escribiendo cada uno. Un taller informal de enorme riqueza intelectual. Fernando fue el lazo de unión del grupo.

Foto: Documento CU-17994, AHUNAM-IISUE.

FC y Rafael Loyola, por esos tiempos director del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS), vinieron un día a las oficinas de la Coordinación de Humanidades: presentaron un macro proyecto de investigación sobre la península (yucateca). Llamamos la atención para realizarlo, pero finalmente no pudo hacerse. En Filológicas había interés, porque en el instituto está el Centro de Estudios Mayas, y en el CIESAS igualmente, tanto que finalmente estableció una sede en Mérida. Años después, la UNAM decidió, felizmente, extender sus esfuerzos de investigación y docencia a Yucatán.

En el cambio de gobierno de 2018, Fernando invitó a Virginia Guedea, a Guillermo Hurtado y a mí, para escribir un manifiesto por las Humanidades. Terminamos escribiendo tres documentos, publicados en un par de periódicos.

Fernando y yo creímos que era conveniente escribir para públicos más allá de la academia. Curiel estuvo publicando en El Financiero y yo en “Campus” de Milenio. Nos enviábamos los textos antes de publicar, para hacer un ejercicio de retroalimentación. Los comentarios los hicimos siempre con mucho respeto.

En años recientes, Curiel tuvo la iniciativa de hacer Puño Electrónico. Revista electrónica semanal en la que caben diferentes manifestaciones culturales y una pluralidad de visiones. Me invitó a escribir en ella y me sumé con entusiasmo. Además de estar pendiente de la formación y contenido de la Revista, en el último lustro, Fernando escribió muchos libros sobre la vida, su vida, que nos dejó para recordarlo. Una persona como él, sin duda, queda en la memoria. A mí me dio la oportunidad de disfrutar su afecto y amistad.

Foto: Documento DGCS-Caja6D-1-Curiel-Filologicas, AHUNAM-IISUE.

Deja un comentario