Cuando obtuvo el Premio Universidad Nacional Fernando Curiel por Octavio Olvera

Premio Universidad Nacional

Octavio Olvera Hernández

El 18 de noviembre de 2014, en una ceremonia celebrada en el Teatro Sor Juana Inés de la Cruz del Centro Cultural Universitario, el investigador, escritor, historiador de la literatura, difusor de la cultura y eminente universitario, Fernando Curiel Defossé, recibió de manos del entonces rector de la UNAM, José Narro Robles, el Premio Universidad Nacional 2014 en el rubro de Creación Artística y Extensión de la Cultura.

Foto: Octavio Olvera

Recuerdo que aquella mañana fue de intensa labor en la Coordinación de Humanidades. Quienes fuimos sus colaboradores cuando el doctor Curiel fue director de Divulgación de las Humanidades, un poco a hurtadillas nos ausentamos de la oficina. No podíamos faltar a la ceremonia de la entrega del premio que se llevó a cabo en el Foro Sor Juana Inés de la Cruz.

Llegamos cuando la ceremonia ya había empezado. Rolando Morales, uno de los más grandes amigos del doctor Curiel, nos esperaba impaciente afuera del teatro para entrar juntos. Ya no conseguimos un lugar cercano al escenario y nos acomodamos en las últimas butacas del aforo, más no por eso dejamos de sentir un especial orgullo cuando la gallarda voz del maestro de ceremonias dijo: “Y en el ámbito de la Creación Artística y Extensión de la Cultura, doctor Fernando Curiel Defossé”.

Aplaudimos con un entusiasmo que rozaba el frenetismo y explotamos en hilaridad cuando el fino pero terrible sentido del humor que caracterizó siempre al doctor Curiel, hizo olvidar el reconocimiento en manos del rector. Escena que nos traerá siempre un recuerdo de gran gozo.

Días después lo invitamos a comer para festejarlo en uno de los restaurantes que le fueron favoritos y que, desafortunadamente, desapareció entre los oleajes de los “años de la peste”: El Jerónimo. Allí planeó la reedición de su novela Navaja ante la aproximación del 25 aniversario de su vida editorial. Al final, fue uno de los motivos que dos años después lo llevaría a crear Puño electrónico.

El Premio Universidad Nacional jamás me pareció tan atinado. Tengo para mí que sus más de cuarenta años de trabajar en y por la Universidad, y su vasta y valiosa obra de investigación, de manera tardía le hicieron merecedor del más alto reconocimiento académico que concede la máxima casa de estudios.

El doctor Fernando Curiel tuvo una brillante trayectoria en el ámbito de la extensión universitaria. Para él, divulgar con amplitud los beneficios de la cultura que genera la Universidad, era un principio imperativo que yace en la raíz y esencia de la institución que fundó Justo Sierra.

A ello se debió su admirable desempeño al frente de las instancias más importantes de divulgación de la Universidad: Radio Universidad (1978); director de Extensión Universitaria (1985), que él mismo convirtió en Coordinación de Difusión Cultural (1986-1989), siendo el primer coordinador de la nueva dependencia; director de la Revista de la Universidad de México (1989-1993) y primer director de Divulgación de las Humanidades y Ciencias Sociales (2004-2012).

Último Ateneísta, su pluma vanguardista exploró todos los géneros literarios, dejándonos una obra que nos invita siempre a la relectura para el deleite de descubrir nuevos sentidos en sus inquietantes obras.

Falta mucho qué decir sobre la personalidad, la obra, docencia y los desempeños directivos de tan sobresaliente intelectual. Aquí sólo quiero recordar, a manera de clausura de “Luz Fósil”, la desbordante fiesta que se encendió en el alma de quienes acompañamos al doctor Curiel aquella mañana que recibió tan significativa distinción.

Pleno y feliz, como entonces, nos acompañará siempre.

Deja un comentario